fbpx
 





9° Curso de café para niñ@s

 

30 Julio al 10 Agosto, Huatusco, Veracruz.

Educación vivencial

Descarga el programa del curso

INTRODUCCIÓN

La cafeticultura es una actividad que se caracteriza por su alto grado de complejidad en donde intervienen múltiples factores de orden ambiental, económico, social, cultural, político y legal. Es importante mencionar que en los últimos 20 años, a partir de la suspensión del convenio internacional del café y en un contexto de globalización y políticas neoliberales, la cadena del café ha sufrido transformaciones importantes en su estructura y funcionamiento, principalmente en los esquemas de generación de valor agregado, lo que ha obligado a hacer una serie de ajustes desde la producción del café en el campo, hasta las formas de organización de los diferentes actores que intervienen en la cadena (Pérez y Díaz, 2000).

Para comprender la complejidad del café, se requiere un proyecto integral que atienda diversos niveles como es la educación básica, productores y promotores campesinos, técnicos, empresarios y consumidores.Es fundamental coadyuvar a la consolidación de la educación de hombres, mujeres y niños de las regiones cafetaleras del país, apoyando la investigación, la difusión y el desarrollo científico y tecnológico en materia de café y de cultivos alternativos, a través de la integración de la sociedad civil, de instituciones académicas, organizaciones de productores y otros agentes que participan en el sector, para integrar equipos multidisciplinarios que lleven a cabo proyectos integrales de educación, capacitación, investigación, difusión y consultoría para el incremento de la productividad, calidad y competitividad de la cafeticultura en México.

Tomando en cuenta también que debido a la globalización, el avance de la tecnología y políticas neoliberales, los niños y/o jóvenes prefieren trabajar en las grandes ciudades que estar trabajando su propio campo, por lo que urge implementar dichas acciones para incitar el interés de éstos por trabajar sus parcelas, evitando así la emigración a otros lugares.

En este sentido es importante propiciar una nueva cultura del café en las diferentes regiones productoras y el primer paso es incursionar en el sistema de educación básica. Este planteamiento considera la capacitación a los niños y niñas estudiantes de primaria. Este proceso de enseñanza aprendizaje será teórico-práctico, formando alumnos con mentalidad crítica y creativa, que les permitirá apropiarse de su realidad aprendiendo a resolver sus problemas por medio de sus propios recursos educativos. Proporcionará material didáctico fresco, renovado, obteniendo a través del intercambio de conocimientos que se genere en otras regiones y países productores de café.

El futuro del sector cafetalero en México y en Veracruz requiere de implementar estrategias educativas para formar capital humano de los diversos agentes que intervienen en esta actividad.  Generalmente las acciones de educación y capacitación se han centrado en los productores y  técnicos, pero se carecen de propuestas que tomen en cuenta a los niños de las regiones cafetaleras, pensando en que serán el futuro semillero de productores de café.

ANTECEDENTES

Durante las dos últimas décadas, en un contexto de globalización y políticas neoliberales, la agricultura y en general el sector rural nacional enfrenta condiciones extremadamente Uno de los sectores estratégicos de la agricultura mexicana es la cafeticultura. En el siglo pasado, este importante sector se constituyó como uno de los pilares de la economía mexicana, sin embargo,  en la actualidad se encuentra inmerso en una profunda crisis (Licona et al., 2011).

México ocupa el séptimo lugar como productor del grano, al aportar alrededor de 4 % de la producción mundial. La actividad cafetalera tiene un impacto muy importante que permite el sustento de 480 mil productores y sus familias que cultivan el grano en 12 entidades. El café ingresó a nuestro país por Veracruz, pues los primeros cafetales se establecieron en la región de Córdoba. A más de doscientos años de su introducción, el café es considerado uno de los cultivos estratégicos y emblemáticos desfavorables para producir y comercializar sus productos, al no poder competir con países que basan su agricultura en sistemas de producción intensivos y con economías de escala altamente subsidiadas. Esta situación afecta en especial a los pequeños productores y trabajadores del campo mexicano que han sido excluidos del desarrollo nacional, cuya precaria situación está estrechamente relacionada con la pobreza y la migración en el sector rural (Mestris, 2006).

en esta entidad, por su considerable importancia económica, sociocultural y ambiental (Hernández y Córdova, 2011).

En la actualidad Veracruz es el segundo productor del aromático, después de Chiapas, con una superficie cercana a las 139 mil hectáreas cultivadas por 86 mil productores, y aportando una cuarta parte del volumen nacional de la producción. La producción de café en México, en el ciclo 2010-2011 fue de cuatro millones 141 mil sacos, Veracruz aportó el 25% con un poco más de un millón de sacos (Hernández, 2011).

El café se distribuye en 10 regiones, en 82 municipios y en 842 comunidades. En la zona central de este estado, desde Tlapacoyan a Tezonapa, se concentra más del 90% de la superficie cafetalera y de los productores de la entidad (Hernández y Córdova, 2011). 

La importancia social del café se manifiesta por la presencia de pequeños productores, el 73% de la tierra cultivada con café se encuentra en cafetales con menos de 5 hectáreas y representa el 94 % de los cafeticultores veracruzanos. Su producción es en buena medida artesanal y un porcentaje imperante de los productores son indígenas: nahuas, totonacos, otomíes, tepehuas y popolucas. Prevalecen los sistemas de cultivo bajo sombra y los cafés lavados provenientes en su gran mayoría de la especie Coffea arabica, los más apreciados a nivel mundial debido a su alta calidad (Ejea, 2009; Pérez et al., 2005; Hernández y Córdova, 2011).

En los últimos veinte años, al igual que sucedió en la cafeticultura mexicana, la crisis del sector ocasionada por la caída de los precios en el mercado internacional y el retiro del estado mexicano, tuvieron consecuencias adversas, que se manifestaron en el rezago y regresión tecnológica, ligados a los altos costos de producción y la descapitalización de los productores, de tal forma que los rendimientos y la producción de café en Veracruz han disminuido drásticamente. Sin embargo, con el repunte de los precios en el mercado internacional, a partir del ciclo 2010-2011, se aprecia una respuesta diferenciada por regiones (Escamilla et al., 1994; Licona et al., 2011).

Diversas opciones se han desarrollado en México para contrarrestar esta situación, que se enmarcan en la promoción de la sostenibilidad y el incremento en la participación de los pequeños productores para que puedan competir en mercados complejos y fluctuantes. Entre las opciones más importantes están: búsqueda de mercados diferenciados, mejora de la calidad del aromático, integración vertical y generación de valor agregado, fomento a la cultura de consumo nacional y diversificación productiva mediante la implementación de cultivos o actividades alternas (Pérez et al., 2005).

OBJETIVOS

Contribuir a la educación en las regiones cafetaleras de Veracruz mediante la implementación de una experiencia de educación integral en cafeticultura para niños y niñas en el Municipio de Huatusco, Veracruz

METODOLOGÍA

Lugar y fecha. El curso se desarrollará en las instalaciones del Centro Regional Universitario Oriente (CRUO) de la Universidad Autónoma Chapingo y las Cañadas Centro de Agroecología y Permacultura en el Municipio de Huatusco, Veracruz. Estas instancias cuentan con amplia experiencia en la producción, beneficiado y comercialización de cafés diferenciados y de especialidad, así como una gran experiencia en agroecología y educación ambiental, contando con instalaciones adecuadas para el curso (viveros, banco de germoplasma de café, cafetales orgánicos, beneficios seco y húmedo, área de torrefacción, laboratorio de calidad, hortalizas, bosque de niebla) d). Se aprovecharán las vacaciones de verano en el periodo comprendido del lunes 30 de julio al viernes 10 de agosto del año 2018, con horarios de 9:00 a.m. a 13:00 p.m.

Convocatoria. Para que los niños y niñas ingresen al curso, se solicitará como requisito principal que sean hijos o nietos de cafeticultores del municipio de Huatusco, Veracruz (cabecera municipal y comunidades). Sin embargo, queda abierto a municipios cafetaleros de Veracruz y de otros estados productores de café. La promoción y difusión se realizará durante el mes de julio del 2018. El máximo de asistentes será de 50 alumnos, y que cumplan con los requisitos siguientes: una fotografía tamaño infantil, una fotocopia de su acta de nacimiento y una de su CURP.

Planeación. En julio de 2018 se realizarán dos reuniones de trabajo con los expositores y/o ponentes, para analizar y discutir la programación y cada uno de los temas, aportando ideas, dando opiniones, solventando dudas y notificando los requerimiento de los materiales que se utilizarían durante su ponencia. Se acordó que cada ponente implementaría su forma de exponer su tema, de evaluar el aprendizaje de los niños al final del tema expuesto y que plantearán tres preguntas para la aplicación de un examen como  evaluación al final del curso.  En esta reunión se nombraran cinco asesores  para acompañar y darle seguimiento a los temas que desarrollarán los alumnos en equipos de trabajo y  que posteriormente expondrán a sus padres, abuelos y familiares,  en la fase final del curso.

Materiales de apoyo. A cada asistente al curso se le entregará un paquete de útiles escolares como para que se auxilien en las actividades que realizarían durante el curso.

Recorridos. Los temas y ponencias se presentaran de forma teórica y práctica, se realizaron recorridos con los niños por la instalaciones de las Cañadas y del CRUO, visitando vivero de café y vivero de plantas diversas, producción de composta, banco de germoplasma de café, beneficio húmedo y seco, área de torrefacción y envasado, área de hortalizas, bosque de niebla. Los padres o tutores firmaran  una carta responsiva autorizando a sus hijos durante los días que dure el curso.

Descripción y contenido del curso: fundamentos teóricos y prácticos. El propósito del curso es proporcionar la visión integral de la cafeticultura. Los contenidos del curso se agrupan en seis módulos, ellos son:

Módulo 1. Historia del café

Módulo 2. El cultivo del café: propagación, manejo del cultivo y cosecha.

Módulo 3. La transformación del café: beneficio húmedo, beneficio seco y torrefacción

Módulo 4. Calidad, catación y preparación de bebidas (barismo).

Módulo 5. Comercialización del café, cafés diferenciados (café orgánico) y organización de productores.

Módulo 6. Los servicios ambientales y la diversificación productiva en las regiones cafetaleras.

A partir de esta información se elaboran las temáticas y su contenido, de manera que se incluyen en las clases, primero teóricamente y seguidamente la práctica de todos los elementos que se requieren para entender esta  actividad productiva y con el objetivo de mejorar la productividad de los cafetales y la calidad del grano y la bebida bajo una perspectiva sustentable. En las clases se utilizaran técnicas de trabajo en grupo y el método de “oyendo, viendo y haciendo”.

Vinculación interinstitucional. El curso se diseño en base a la experiencia y los conocimientos en cafeticultura generados durante 30 años por el Centro Regional Universitario Oriente (CRUO) de la Universidad Autónoma Chapingo, sin embargo, en un importante esfuerzo de colaboración interinstitucional se Considera la participación de centros de investigación, organizaciones de productores, despachos y empresas relacionadas con la cafeticultura. Las instancias que colaboraran durante el año 2018 son: Las Cañadas y el Centro Agroecológico del Café A.C. (CAFECOL).  De esta forma el evento reunirá instructores de diversos perfiles, investigadores, técnicos, productores, funcionarios y empresarios, relacionados con el sector cafetalero.

Participación de académicos del CRUO. Se considera la participación de ocho académicos, profesores investigadores del CRUO con amplia experiencia en cafeticutura, ellos son: M.C. Susana Córodva Santamaría (historia del café), M.C. Juan Ángel Tinoco Rueda (recursos naturales), M.C. Salvador Díaz Cárdenas (beneficiado y torrefacción del café), M.C. José Domingo Robledo Martínez (diversificación productiva en regiones cafetaleras), Téc. Alejandro paz González (propagación de café), Lic. María de los Ángeles Fuentes Gallardo y Dr Emiliano Pérez Portilla (calidad del café) y Dr. Esteban Escamilla Prado (cafeticultura sustentable).

INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN

El evento considera una evaluación de cuatro aspectos: examen escrito, participación, trabajo en equipo, y puntualidad y asistencia. La evaluación escrita se efectuará el último día del curso.  También se tomará en cuenta su participación durante las actividades del curso. Los asesores asignados a los equipos trabajarán por las tardes con los temas y estos lo presentaron a sus padres después de la evaluación escrita, esta actividad se denominará “Compartimos el aprendizaje con nuestros padres”. Para poder evaluar la puntualidad y asistencia de los participantes a los días de curso, se pasará lista todos los días a las 9:00 a.m.  Al final del curso se entregarán constancias y reconocimientos a los niños y niñas asistentes, y a los instructores. Se obtendrá un informe de este evento de educación.

APORTES DEL PROYECTO

Este curso de verano impartido para futuros cafeticultores de Huatusco es una propuesta educativa necesaria y pertinente para el sector cafetalero, y que debe promoverse hacia municipios vecinos. Cabe señalar que los padres son actores importantes en esta actividad al permitir la participación de sus hijos y al estar presentes en la realización de este evento.

La vinculación y coordinación interinstitucional es una fortaleza del curso, y permitirá concentrar y compartir una gran riqueza de experiencias y conocimientos por parte de los instructores, lo que constituye un factor fundamental para el éxito de esta iniciativa docente.

Así mismo con este curso se busca contribuir en la construcción de una visión integral de los participantes con respecto a la cafeticultura sustentable.

El curso de café para niños se vislumbraría como una alternativa educativa con viabilidad para su implementación en otros municipios y regiones cafetaleras de Veracruz y México. Es importante explorar su inserción en la educación primaria y secundaria como un proceso permanente.

Por otro lado se favorecería que las instituciones que participarían en el curso fortalezcan y amplíen sus lazos de cooperación a otros temas que por su relevancia en el país se requieren esfuerzos coordinados.

Este curso es resultado de una colaboración de: